Páginas vistas en total

domingo, 1 de diciembre de 2013

LOS GOLPES DEMOLEDORES CONTRA LA IGLESIA CATÓLICA DE LA JERARQUÍA SECTARIA INFILTRADA, VAN CUESTA ARRIBA CON EL PAPA FRANCISCO

Los Golpes contra la Iglesia desde el Concilio
Vaticano II
Primera Parte
Contra la Misa Tradicional de San Pío V

El arzobispo Aníbal Bugnini, como avanzada del grupo infiltrado en la cúpula vaticana, siguiendo sus instrucciones para asestar el mayor golpe y más importante de los jerarcas sectarios que engañaron al papa Juan XXIII bajo el pretexto del llamado “aggiornamento”,planearon y manipularon el Concilio Ecuménico Vaticano II. Bugnini introdujo seis pastores protestantes y un rabino para afectar la grandeza de la Liturgia del Ordo Missae dispuesto por San Pío V en latín, la finalidad fue degradar la Misa Tradicional y darle un corte protestante, y así lograr desplazarla con una nueva misa, el Novus Ordo Missae, el que actualmente utilizan los sacerdotes.
EL GRAN ENGAÑO

Para el papa Juan XXIII, el “aggiornamento” consistía en permitir al Espíritu Santo entrar a la Iglesia para traer nuevos vientos, su Soplo Divino, abriendo las ventanas de la Iglesia para adecuar su tarea pastoral a las necesidades del mundo moderno.

En contraposición a la idea equivocada de la imagen que tenía Juan XXIII de la Iglesia Católica, nuestro Señor Jesucristo, la Virgen María, Santos y hasta Arcángeles se revelaban de distintas maneras con Mensajes y Profecías, con Avisos y Advertencias del Cielo, haciéndonos saber que en el fondo lo que pretendían los cardenales y obispos sectarios infiltrados hasta la cúpula vaticana, valerse del Concilio Ecuménico Vaticano II, para asestar una serie de golpes demoledores contra esta milenaria y bendita institución fundada por Jesús sobre Pedro. En diversas Apariciones, Jesús señaló que, si acaso, era muy poco lo que podría cambiarse, pero no la grandeza de la Liturgia del Eterno Sacrificio de San Pío V.

También las Personas Divinas, han advertido sobre la verdadera esencia perversa del Ecumenismo; del modernismo y las reformas que los jerarcas infiltrados han querido hacer, disfrazadas de adecuación de la Iglesia a los tiempos modernos, donde estarán bien maquilladas sus maniobras astutas para demoler a la Iglesia. Pero no todos los jerarcas y sacerdotes se tragarán el cuento del gran engaño, porque habrá de cumplirse también lo profetizado por Jesús: “No prevalecerán las fuerzas del infierno sobre las puertas de Mi Iglesia”.

El Profeta Daniel habla sobre estos sucesos dolorosos para la Iglesia y el Mundo; sus palabras son muy precisas en los textos del Antiguo Testamento. Daniel no solo advierte que será “suprimido el Eterno Sacrificio”– lo que llegó a ser la Santa Misa de San Pío VI, riquísima y grandiosa en su Liturgia-; sino que además le sería quitado el Ejército – el cúmulo de Sacerdotes de la Iglesia en todo el Planeta-, sería impuesto el ídolo de la Abominación – el Buda Maitreya -; y llegaría “el Devastador o Anticristo” a gobernar con una “nueva iglesia, oficial, mundial y sin Dios” – la iglesia universal que liderará Maitreya Raj Patel, el Anticristo o devastador -, haciéndose pasar por el Mesías esperado en su segunda venida, mientras Jesús claramente nos advierte del “gran engaño” que sufriría la Iglesia, a todos los fieles, y a los hombres de buena voluntad en los Evangelios, cuando dijo al pueblo judío: “Yo he venido y no me habéis recibido, mas vendrá otro en mi lugar y a ese sí lo recibiréis”.
El Buda Maitreya, "ídolo de la Abominación".

El Devastador o Anticristo os impondrá "su marca, la marca de la Bestia: el 666 o Microchip", en la frente o en la mano derecha.



Y San Pablo también advierte en este mismo sentido: “Cuando os digan aquí está el Cristo, o está allá, nos les creáis porque antes han de pasar estas cosas…”. Basta ver el capítulo 24 del Evangelio de Mateo para darse cuenta de los fenómenos y sucesos que tendrían que acontecer en estos tiempos apocalípticos, de manera paralela a la aparición del Devastador, todo este panorama, dispuesto intencionalmente entre los miembros de las sectas de los Prioratos de Sión, de Praga, los Illuminati, la masonería – la bestia de que habla el capítulo 13 del Apocalipsis en los versículos 11 a 13, que son “los corderos que hablan como la bestia – la masonería jerárquica - y que están al servicio de la primera bestia –la masonería laica –“.

Esta “jerarquía masónica” cuya presencia ha sido adversa al bien de la Iglesia Católica, hoy alcanza su mayor poderío y golpeará los Fundamentos, la Doctrina, la Liturgia, la interpretación de los textos de la Sagrada Escritura y se disfraza con el modernismo, las reformas y los cambios tan advertidos por un sinnúmero de Profetas, teólogos, Santos y Analistas en materia eclesial, cambios y reformas modernistas que ya avisa el papa Francisco.



Estos cambios y herejías expresas desde Benedicto XVI,“el papa judío” – de su lema profético “la Gloria del Olivo”, o de Israel -porque ahí se da en abundancia “el olivo”-; simboliza la infiltración de la Sinagoga judía hasta la Silla de Pedro, reconquista de los espíritus malditos de Anás, de Caifás y de los Judas Iscariotes que se apoderaron de la Silla de Pedro y de los Más Altos Reinos de la Jerarquía en el Vaticano, tal como lo advierte el verdadero Tercer Secreto de Fátima, que bloquearon y distorsionaron Joseph Karl Ratzinger Peintner – luego Benedicto XVI - y Tarcisio Bertone – Secretario de Estado -desde que estaban al mando de la Congregación de la Doctrina de la Fe, pues el Secreto revelaba su presencia hasta los más altos mandos en el Vaticano.
Benedicto XVI en una de las varias ocasiones en que aparece haciendo "señas satánicas".
Hasta el Papa Paulo VI advirtió que había sido un gravísimo error convocar a este Concilio –el Vaticano II -; y Juan XXIII poco antes de morir clamaba: “paren el Concilio, paren el Concilio”, pero ya era demasiado tarde. El Papa Paulo VI declaró la infiltración del “humo del infierno en el seno de la Iglesia”; y la Virgen en el Tercer Secreto en Fátima reveló a Sor Lucía: “Satanás se infiltrará en el seno de la Iglesia; llegará hasta los Más Altos Reinos de la Jerarquía en el Vaticano; y hasta la Silla de Pedro” (Cfr. http://antiiglesia.blogspot.mx ¡Cómo llegó ‘el ladrón’ a la Silla de Pedro! –Serie-).
Maitreya se ha coronado, con la tabla de los Símbolos de las diversas religiones que formarán su "iglesia sincrética".


Para su pública aparición desde la Silla de Pedro en el Vaticano, el Devastador Anticristo Maitreya Raj Patel necesita de un clima de devastación en la Tierra, para aparecer como “el Mesías que esperan” fieles de distintos credos, dando soluciones a los conflictos mundiales y al caos de la naturaleza inducido por demonios y los dirigentes sectarios que se han apoderado del gobierno de muchas Naciones, a través de la plataforma de la Comunidad Económica Europea que se transformará en un Gobierno Mundial único, el del Nuevo Orden Mundial (Novus Ordo Seclorum) proclamado por los gobernantes Illuminati y hasta por Benedicto XVI, que continuará el papa Francisco.

LA MISA DE CORTE MODERNISTA A PARTIR DEL CONCILIO ECUMÉNICO VATICANO II

Este nuevo orden de la Misa ataca al Sagrado depósito de la Fe, y trae más consecuencias.

· LOS GOLPES ASESTADOS A LA LITURGIA DEL “ETERNO SACRIFICIO” DE SAN PÍO V

Acarrea un impresionante alejamiento de la Teología Católica del Eterno Sacrificio formulada en la Sesión del Concilio de Trento; se da un “serio rompimiento con la Tradición” y no manifiesta fe en la Presencia Real de Nuestro Señor. Al mismo tiempo, hay más palabras de los fieles sustituyendo a las del sacerdote; y eliminaron el “Yo pecador” del sacerdote.

Se observa también que se presenta una confusión consistente en el hecho de que se crea que “el pueblo celebra con el sacerdote”, cuando que el celebrante es solo el sacerdote. También se elimina el “Ofertorio”, dejándolo cambiado.

Subrayamos que elimina la Teología Católica sobre el Eterno Sacrificio, destacando una celebración como mero “recordatorio” y no como un “verdadero sacrificio”; la ubica como mera “Cena” y no como “Sacrificio del Calvario”. Y en consecuencia, se presenta una “mesa” en lugar de “un altar”.
Los espíritus malditos de Anás y Caifás han venido a demoler la Iglesia de Cristo, unidos a los jerarcas que posee el demonio humano Judas Iscariote.
El papa Francisco, cardenal Bergoglio, celebrando ritos judíos y de otros credos. Los rabinos dicen que "Francisco es uno de los suyos"
La “comunión en las manos” es un gesto protestante; y la Misa se define como la protestante. Entre otros golpes a la celebración del Eterno Sacrificio se encuentra la eliminación de“genuflexiones”, quedando solo tres. De hecho, “la Comunión debe darla solo el sacerdote, de rodillas y en la boca a los fieles”, para esto se ha ungido a los sacerdotes; evitando que los fieles profanen el Cuerpo de Cristo con sus manos.
EL PAPA FRANCISCO, CARDENAL BERGOGLIO, DANDO LA COMUNIÓN EN LAS MANOS.

Para los estudiosos de la Misa Tradicional del Papa San Pío V y la suplantación con el Novus Ordo Missae, se aprecia la aparición de lo condenado en la Misa por el Concilio de Trento, para lo cual debe contemplarse lo dispuesto en la Encíclica “Mediator Dei” del Papa Pío XII sobre la Sagrada Liturgia.

Con el movimiento reformista protestante, separan el“Altar” del “Tabernáculo”, y hasta lo desplazan a un costado, a una capilla o un altar menor.

Hay una seria contradicción entre lo dicho en el C.V.II y lo hecho con el Novus Ordo Missae promovido por los cardenales y obispos masones, los pastores protestantes y el rabino que participaron e influyeron en el desplazamiento de facto de la Misa Tradicional, empobreciendo la grandeza de la Liturgia de la Eucaristía.

Pero para los sacerdotes y los fieles es muy importante saber que la Misa Tradicional está vigente conforme a la Bula Papal “Quo Primum”.

Con estas reformas, en la nueva Misa se suprime la solicitud de “intercesión” en el “Libera Nos” después del “Padre Nuestro” de la Virgen, los Apóstoles y los Santos, que no se ve ni en los momentos de peligro.

Tampoco se hace referencia en las tres “Oraciones Eucarísticas” al “estado de sufrimiento de los fieles difuntos” por un “Memento particular”.

· La supresión de los 33 signos de la Cruz de la Misa Tradicional de San Pío V

Se hizo una considerable “supresión del signo de la Cruz”, se hacían 33 signos de la Cruz. Una en el ejercicio preparatorio de la Misa de los Catecúmenos; para iniciar la lectura del Evangelio cuatro signos; al “bendecir las Ofrenda” un signo; en la “fracción de la Hostia” (en tres partes) hace tres veces la señal de la cruz; en el Canon se “hacen algunas señales de la cruz” sobre el pan y el vino; al fina del Cano, en la pequeña elevación se trazan cinco nuevas Cruces con la Hostia consagrada; y en la oración “por nosotros los pecadores” se trazan tres veces la señal de la Cruz sobre la Hostia y el Cáliz; y en la “fracción de la Hostia” con la partícula de la Hostia se hace tres veces la señal de la Cruz; y en la “Bendición final” se hace una “Cruz en el aire” para bendecir a los fieles.

Y se erradica el exorcismo en latín, que tiene especial poder sobre los demonios.

En cuanto a la “obediencia”, debe recordarse que ésta está al servicio de la Fe, no a la inversa (Hech 5,29).

(Continúa en: Denuncia del Cardenal Alfons M. Stickler: Documentos, Testimonios y Mensajes sobre el Concilio Ecuménico Vaticano II.


Entradas populares