Páginas vistas en total

viernes, 22 de marzo de 2013

¡El martes 19 de marzo de 2013, en el Periódico de El Sol de Zacatecas, fue publicado un Artículo que debe movernos a todos a reflexionar sobre lo que ha venido sucediendo en el seno de la Iglesia Católica y nadie hace nada!


HABEMUS PAPAM
Por: Dr. José Guadalupe Estrada Rodríguez.
Aconteció, sucedió y se hizo la venida de Cristo a la tierra, Habemus Papam y el mundo católico, que no cristiano, por supuesto, pues lejísimos, muy lejos, los católicos de ahora están en armonía con las enseñanzas y la filosofía de ese Jesús Histórico al que todos admiramos, sea o no hijo de Dios, él, sólo él, y nada más que él lo sabrá, Habemus Papam, decíamos, y el mundo católico estalló en un incomprensible y ridículo júbilo, pues todavía no llego a entender el significado preciso y último el de que un ser común y corriente, más corriente que común, seguramente, tome las riendas de una institución que ha demostrado su putrefacción milenaria, sus abusos poderiles, si se me permite esta mal usada palabreja, pero que para los efectos de ésta es muy útil e ilustrativa, y su intimidad siempre con las causas más funestas y nefastas a lo largo de toda la historia, y allí están los libros y las investigaciones en esta rama, la histórica, que nos dan cuenta de esta mencionada pertenencia al más inmundo chiquero en donde se desarrollan y tienen lugar los acontecimientos papales y no papales, pero todos ellos pertenecientes a esta repulsiva institución que se ha arrogado la exclusividad de la representación de Dios en esta tierra, y vaya, vuelvo a puntualizar, no me explico la alharaca de guacamayas tropicales que se suscitó con motivo de esta asunción terrenal, pues, preocupado debería estar el Ungido, el ahora llamado Preciso, en comenzar a ver los problemas que no pudo solucionar su sucesor, y que por esos mismos renunció, y nos referimos, evidentemente, y sin el ánimo de volver a señalar con el dedo flamígero al catolicismo institucionalizado, a aquéllas circunstancias que determinaron, en última instancia y que, por tanto, fueron causa de la renuncia del llamado Benedicto XVI, que hasta nombre horrible tenía, y no como el de ahora, Francisco, Francisco I, como los medios le han llamado, y pues si es un nombre hermoso, pues recuerda la pobreza y sencillez de San Francisco de Asís, que santo o no, tampoco lo sabemos, y jamás lo llegaremos a saber, dio una lección de humildad a todos los católicos amantes de los dineros y de los poderes terrenales, François, en Francés, Francis, en maricón (perdóneseme el atrevimiento y violación a la Jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Mexicana), Pancho, para los revolucionarios de 1910 y Panchito para todos los sencillos mexicanos, y entonces, volviendo a lo inmediatamente aquí tratado, decíamos que a este Don Francisco, le va a tener que entrar a poner en orden a todos ejércitos de Curitas Pederastas, degenerados sexuales de formación católica, que pululan por todos los rincones estos terrenales cielos, desde las más apartadas y míseras iglesias, hasta los mismos recintos Papales del mismísimo Vaticano; poner en orden al lavadero de dinero que se hace y se vuelve a hacer en el llamado Banco de Dios, el banco más ilícito de la tierra y del universo entero, pues en nombre del Santísimo se blanquean dineros los mismo de los Narcos, de Secuestradores, de Tratantes de Blancas, etcétera y más etcéteras,  pues lo único que interesa es la ganancia y no de dónde viene; poner en orden a todo ese ejército de Cardenales, Arzobispos, Obispos, que nomás andan metiendo sus narices en todos los mitotes posibles y probables de todos los lugares, países y regiones a donde los mandan, nomás cuando la jugada les conviene, y, pues en fin, para qué decir más, enfrentarse al interior con los dueños reales del poder y del dinero que mueven a la Santísima Sede, labor nada envidiable por nadie, y como dicen en estas tierras, este Papa se sacó la rifa del tigre, o bien, también le queda como opción alinearse a los mandatos de quienes realmente mandan, y que no nos venga con la cantaleta que pronunció apenas ayer o antier, que quiere una Iglesia Pobre y para los Pobres, o bien es ingenuo o tarugo o mentiroso, válgame Dios, y entonces, digo, sólo entonces, cuando ponga todo este orden que le reclama la verdadera moral cristiana, entonces, diremos todos que sí, ahora sí, Habemus Papam.
Correo Electrónico:
estradagp@hotmail.com

Entradas populares